Boca Juniors se presentó en la Copa de la Liga y apenas rescató un empate agónico a dos goles en La Bombonera frente a un sorprendente Gimnasia y Esgrima, último equipo dirigido por Diego Maradona, leyenda del cuadro xeneize.

El elenco bostero, vigente campeón del torneo, se adelantó con un gol de palomita del defensa Carlos Izquierdoz, quien brilló en México con Santos Laguna; pero el Lobo vino de atrás y le dio la vuelta con goles de Germán Guiffrey y Brahian Alemán.

Pero ya en la parte final del segundo tiempo apareció el colombiano Edwin Cardona para decretar el empate final con un soberbio cobro de tiro libre que dejó sin mayores opciones al arquero Nelson Insfrán.

De esta forma Boca Juniors arranca con un punto su participación en el certamen, en el que está ubicado en el Sector B.