En el más reciente giro de la saga sin fin del torneo de segunda división en España, la federación de fútbol del país ordenó el lunes que el suspendido partido entre el Deportivo La Coruña y el Fuenlabrada se juegue esta semana.

La Liga española pretendía cancelar el partido, luego que varios jugadores del Fuenlabrada se contagiaron con el nuevo coronavirus. Pero el comité de competición de la federación dictaminó que se dispute para definir la última plaza en los playoffs de ascenso.

TWITTER@FUENLABRADASAD
Fuenlabrada necesita empatar para apropiarse de una plaza en los playoffs, de momento en manos del Elche. El Deportivo perdió la categoría y sólo jugaría para cumplir el trámite el miércoles.

El partido correspondiente a la última fecha se iba a jugar el 20 de julio, pero fue suspendido cuando varios jugadores del Fuenlabrada arrojaron positivo por COVID-19 apenas horas antes del silbatazo inicial.

 

 

La Liga suspendió únicamente el partido afectado por el brote, no toda la jornada, provocando un alud de críticas y amenazas de acciones legales por parte de los demás clubes que se sintieron perjudicados por la decisión.

Los playoffs de ascenso han quedado en veremos desde entonces, mientras dirigentes, autoridades locales y directivos de los clubes intercambian recriminaciones o presentan exigencias.

Con la participación de cuatro equipos, los playoffs de ascenso podrían acabar el 23 de agosto. Por el momento, están clasificados Zaragoza, Almería y Girona.

La federación destacó que el Deportivo no está de acuerdo con jugar el miércoles. Los campeones de primera división en el 2000 reclaman que el torneo de la próxima temporada se dispute con 24 equipos en vez de 22, para así evitar el descenso.