El Celta, sin Néstor Araujo en el once titular, desperdició la ventaja que le dio el gol del internacional Iago Aspas y sumó el segundo empate en tres partidos que ha disputado esta temporada en la Liga española 2020-21.

El mexicano tuvo acción hasta el minuto 81, después de que entró al terreno de juego en sustitución por Beltrán.

Ambos conjuntos se centraron en el plano defensivo en los primeros compases del choque, en el que se produjeron pocas ocasiones en ataque.

La dificultad para llegar a la portería contraria era máxima, y se produjeron muchos parones en el juego, lo que beneficiaba poco al espectáculo. Ambos, muy organizados en defensa, esperaban un error del contrario para sacar petróleo y fue el Celta el que lo obtuvo, un minuto antes de alcanzar el final de la primera mitad.

Denis Suárez recuperaba un balón en su área para ofrecer un pase en profundidad a Iago Aspas, que se fue en velocidad y superó a los defensas blanquivioletas y al meta local, subiendo así el primer tanto al marcador, que supuso un auténtico jarro de agua fría para el Real Valladolid.

Tras la reanudación, el encuentro se mantuvo por los mismos derroteros, con un Real Valladolid que no terminaba de llevar peligro y un Celta que, además con ventaja en el electrónico, trataba de mantener la concentración defensiva para no perder lo cosechado. Todo ello con una gran intensidad.

Pero empezaron los cambios, y el cuadro local empezó a mostrar más mordiente ofensiva. Avisó Nacho, con un saque de falta directa que tuvo que despejar Iván Villar y, poco después, Kike Pérez caía derribado en el área del Celta, lo que no hizo dudar al colegiado a la hora de señalar penalti, que fue transformado por Guardiola para empatar el choque.