En lo que bien puede ser considerado el mejor partido de lo que va de la campaña 2020, los Arizona Cardinals (5-2) le pegaron 37-34 a los Seattle Seahawks (5-1) en el partido del Domingo por la Noche de la NFL. Además, los Seahawks perdieron la etiqueta de invictos, dejando a los Pittsburgh Steelers como los únicos que no han sido derrotados esta temporada, una derrota dolorosa para Seattle frente a un rival divisional ante el que tuvieron 13 puntos de ventaja en dos ocasiones.

Por Seattle, el mariscal de campo Russell Wilson tuvo una primera mitad espectacular, pero su rendmiento fue a la baja, consiguiendo únicamente un touchdown después del descanso, firmando un partido de 388 yardas por aire con tres envíos de anotación, todos para Tyler Lockett, pero tres intercepciones costosas. Por los Cardinals, el pasador Kyler Murray lanzó para 360 yardas y tres pases de touchdown, además añadió uno por la vía terrestre, completando un regreso espectacular ante un cuadro contendiente de la Conferencia Nacional.

El tiempo extra, drama puro

Con el marcador empatado 34-34, Seattle tuvo la primera posesión en el complemento, pero no aprovecharon y los Cardinals tuvieron su primera opción de ganar, pero el pateador Zane González falló un intento de gol de campo.  Ahora eran los Seahawks los que tenían una chance de oro, pero Wilson fue interceptado en medio campo y ahora sí los Cardinals no perdonaron, consiguiendo el gol de campo de la victoria cuando expiró el reloj.