En Corea del Sur se suscitó un hecho inusual, luego de que un promotor local fuera ordenado por un tribunal a indemnizar a los aficionados que no pudieron ver jugar a Cristiano Ronaldo en un amistoso que se disputó en Seúl en 2019. A pesar de las quejas de los 65.000 espectadores que llenaron el estadio en Seúl en julio de 2019, Ronaldo se quedó en el banquillo en un duelo contra un equipo All Star de la K-League (3-3), la liga surcoreana. “El implicado estaba en la obligación contractual de hacer que Ronaldo jugara, salvo circunstancias imprevistas”, estimó el juez del distrito de Seúl este viernes, según la agencia surcoreana Yonhap.

¿Cuánto tendrá que pagar el promotor?

El tribunal decidió que el promotor del partido, The Fasta, debe pagar la mitad del precio de la entrada y 50.000 wons suplementarios (43 dólares) a cada uno de los 162 denunciantes. The Fasta había dejado claro la participación de la estrella portuguesa y las entradas, cuyo precio iba de 30.000 a 400.000 wons (26 a 351 dólares), fueron vendidas en menos de tres minutos.

¿Por qué no jugó Cristiano?

Pero el equipo médico de la Juventus finalmente decidió que tenía que descansar por fatiga muscular. Los aficionados que acudieron a ver al cinco veces Balón de Oro sufrieron “angustia emocional”, según la justicia, informó la agencia. Ninguna acción legal fue emprendida contra Ronaldo o su club. Este veredicto sigue al del tribunal de Incheon, que obligó al promotor a pagar 334 dólares a dos fans que lo habían acusado de publicidad engañosa.